Make your own free website on Tripod.com
 
Escudo de Montería - Colombia - Sur América Ciudad de Montería - Colombia - Sur América Panorámica del centro de Montería - Colombia - Sur América
Vista del centro de la ciudad de Montería
   
        Bienvenidos a Montería - La Capital Ganadera de Colombia - Sur América 
 
 

 

Avenida Primera de Montería.

Historia de la Avenida Primera


Por Carlos Crismatt Mouthon

Clic para ampliar la fotografía
Vista aérea de la ciudad de Montería, en donde la Avenida Primera se asemeja a un gusano verde que se arrastra por la orilla del legendario río Sinú por efecto de la abundante vegetación del bosque húmedo tropical. [Foto de Pedroza]

1. Evolución de la Avenida Primera

La Avenida Primera de Montería ha tenido importantes cambios en el transcurso de la vida de la ciudad, entre otras la de su nombre.

Los primeros habitantes la conocieron por su apelativo más elemental, "Orillas del Río". Después, en un afán patriótico, fue bautizada como la "Avenida 20 de Julio". Y, finalmente, se le renombró como la "Avenida Primera" que hoy admira todo el país.

El Puerto

En una primera etapa, aproximadamente hasta 1952, la mayor actividad del transporte de carga y pasajeros se concentró en el río Sinú. Una parte se hacía entre las diferentes localidades apostadas en sus orillas, como Tierralta, Montería, San Pelayo, Cereté y Lorica. Pero el mayor comercio a través del río se hacía con la ciudad de Cartagena de Indias, principalmente por medio del puerto de Lorica.


El Puerto de Atraque, con cien metros de longitud, fue construido sobre la antigua albarrada de la Avenida 1a., entre calles 34 y 36, en el lugar más profundo del río, donde atracaban los barcos y lanchas. Obra del ingeniero monteriano Víctor Tribiño Herazo, hijo del fotógrafo Justo Manuel Tribiño, e inaugurada el 20 de julio de 1938. Se observan las bitas de atraque en perfecta alineación.
[Nota: En marinería se llama "Noray" el poste para amarrar los barcos en los muelles y "Bita" cada uno de los postes situados cerca de la proa de los barcos. Pero la gente de los muelles prefiere llamar, por extensión, "Bita" al "Noray". Por otra parte, al "Noray" también se le llama "Bolardo" cuando lleva arriba un ensanchamiento de forma triangular].

El Puerto de Montería siempre ha estado localizado sobre la Avenida Primera, en el tramo entre las calles 34 y 36. Inicialmente era una albarrada sobre la parte más alta de la ciudad y en donde el río es más profundo. De esos tiempos queda el testimonio escrito de Luis Striffler, quien narra a su llegada a Montería en 1844 y cuenta que las orillas estaban completamente sembradas en naranjos.


El Puerto de Atraque, a la altura de la Calle 34. Se observa en primer plano un planchón que transporta los pasajeros entre los dos lados de la ciudad. En el centro, el edificio Kerguelén, que a finales de los 60s y principio de los 70s fue sede del Hotel Mocarí, el primero con aire acondicionado en las habitaciones que tuvo Montería.

"De Cereté nos trasladamos a Montería, último punto habitado. Este pueblo igualmente abrigado por una albarrada artificial, presenta una vista más pintoresca que los demás pueblos de la costa, que en general no se revelan al viajero más que por una aglomeración confusa de techos pajizos en que ninguna verdura alegra la pinta blanquizca o cenizosa. En Montería, a lo menos, cada casa se encuentra colocada a la sombra de un bosque de naranjos. Existen tantos de éstos últimos, que las frutas de ellos sólo abastecen el mercado de Cartagena. En el tiempo de la cosecha se ven grandes embarcaciones cargadas solamente de naranjas que llegan al Zapote para de allí ponerse a la vela y seguir la costa hasta Cartagena."
[Luis Striffler. El Alto Sinú. Tipografía de Antonio Araújo L. Cartagena, 1875]


Un instantánea del Puerto de Montería, lograda a principios del Siglo XX por el fotógrafo Justo Manuel Tribiño. Por coincidencia, fue una obra del ingeniero monteriano Víctor Tribiño Herazo, hijo del anterior, y que fue inaugurada el 20 de julio de 1938. El nuevo muelle fue construido sobre la antigua albarrada de la Avenida 1a., entre calles 34 y 36, en el lugar más profundo del río, donde atracaban los barcos y lanchas.

El 20 de julio de 1938 se inauguró en el mismo lugar el nuevo puerto de atraque, un muelle en cemento con amplias escalinatas, construido por el ingeniero monteriano Víctor Tribiño Herazo, obra que aún permanece en nuestros días. Hoy, del puerto queda muy poco, y el río sólo es surcado por pequeñas canoas de remos y por los planchones que hacen el cruce diario de pasajeros entre los dos sectores de la ciudad.

De esos tiempos, aún se recuerda la tragedia de la lancha Ciudad Bolívar -antes Montelíbano- que naufragó el 28 de septiembre de 1946 y en donde se ahogaron -entre otros- Fernando Corena Avilés, José Chaker y Everardo Cordero, con su esposa y dos hijos.

Posteriormente, con la apertura de la carretera Troncal de Occidente se abrió paso al transporte en camiones y buses, por lo que el río Sinú dejó de ser la arteria fluvial del pasado.


Avenida Veinte de Julio [Avenida 1a.]. De izquierda a derecha, Parque de las Cavalongas, kioscos o ambulantes, mercado público y planta de hielo, agua y luz. Se observa la vegetación que predominó a principios del Siglo XX.

La Vegetación

Después de los bosques de naranjos que narrara Luis Striffler, la vegetación fue sustituida por las gigantescas ceibas y bongas que se aprecian en las fotografías de principios del Siglo XX de Justo Manuel Tribiño.


Avenida Veinte de Julio [Avenida 1a]. A la izquierda kiosco de ventas de refrescos y otras bebidas. Se destaca la indumentaria de la época. A la derecha, un grupo de casas y una carreta de tracción animal por el centro de la Avenida sin pavimentar. Es típica la vegetación que siempre ha ornamentado la ribera del río Sinú.

De acuerdo con el testimonio de Jaime Exbrayat en su libro de Historia de Montería, al realizarse en 1953 la pavimentación de la Avenida Primera por la firma Explánicas de Medellín, se tumbó el Monumento a la Bandera, regalo del filántropo Jorge Ramírez Arjona, inaugurado el 20 de julio de 1938. Así mismo, desapareció el separador de la Avenida en dos carriles. Y en 1955 se tumbó la última de las añosas y corpulentas bongas que existían en la orilla del río, frente al mercado público.


Un espectáculo que congregaba gran cantidad de público en la Avenida 20 de Julio, hoy Avenida Primera, eran las famosas carreras de caballos. En la foto una de esas piquerias de principio de Siglo XX, alrededor de la famosa Bonga.

Desde ese tiempo hasta mediados de los años 60s, la ribera del río fue sembrada de altas palmeras. A pesar de su esbeltez, la falta de follaje de las palmeras hacía que la silueta de la Avenida Primera se viera raquítica, lo que además permitía la erosión por la fuerza de las corrientes del río Sinú.


Vista de la Avenida Primera, desde la márgen izquierda del río Sinú. Se observa que la arborización era con palmeras y que se comenzaban a construir los primeros edificios de la llamada Montería Moderna. Al extremo izquierdo -en primer plano- el edificio de la esquina de la calle 33, y detrás de éste -al fondo- el edificio del Palacio Nacional.

Quizás por eso se introdujo la guadua, una especie de bambú gigantesco americano que crece en matojos y que adornó a la Avenida Primera en toda su extensión, hasta que en 1969, el día de la Virgen del Carmen, un sueste -viento del sureste- derrumbó estos colosos que se elevaban hasta el cielo. Si bien la fibra de la guadua es comparada en resistencia al acero en la construcción de viviendas, sus raíces no se aferran lo suficiente al suelo para soportar los fuertes vientos que cada año arrasan los cultivos en el Sinú.

Si antes las centenarias bongas fueron tumbadas por la mano del hombre, esta vez los gigantescos guaduales habían caído por la fuerza de la naturaleza. Entonces, y hasta ahora, las bongas y otras especies nativas volvieron nuevamente a ser parte del paisaje.

2. En defensa de la Avenida Primera


Vista de la Avenida Primera, en donde se observan las palmeras que un día fueron las reinas de la ribera del río Sinú. En el desolado panorama, una joven camina sobre el borde de la acera del camellón. Las palmeras fueron sucedidas por las guaduas.

La Avenida Primera de Montería es un ícono de la ciudad. Antes se llamó Avenida 20 de Julio, pero las últimas generaciones tienen grabadas en sus mentes el primer nombre, con el que es reconocido en Colombia el bello paseo peatonal que corre paralelo a orillas del río Sinú.

Pero resulta que quienes fueron contratados para restaurar el camellón y construir obras de embellecimiento adicionales, ahora quieren cambiar el nombre de Avenida Primera por el de Ronda del Sinú.


Avenida Primera, a la altura de la esquina de calle 26. La vegetación es de árboles y el piso de la vía era de arena. La casa aún subsiste y se observa la falta del camellón en cemento y la división en dos carriles. El atuendo del caballero es con vestido entero de lino y sombrero.

Muchas ciudades en Colombia envidian el entorno de nuestra Avenida Primera. Ante todo, porque cuenta con un río legendario, que tiene sabor a porro. Además, allí echaron raíces unos monumentales árboles de nuestro bosque húmedo tropical, cuyos retorcidos troncos semejan brazos que quieren saludarnos.

Para quienes hicimos a la Avenida Primera el refugio nocturno para estudiar, y los que hemos caminado toda una vida a su refrescante sombra, nos causa una extraña sensación que sin fórmula de juicio le arrebaten ese nombre que está ligado a la historia íntima de La Perla del Sinú.


La tertulias en la Avenida Primera fueron famosas. Al caer la tarde se reunían políticos y médicos, abogados y gerentes, choferes y hasta el Bejuquillo, que la hicieron testigo y cómplice de sus ideas y deseos. En la foto de los años 50s, Andrés Ramos Lora, Carlos García Padrón y Remberto García Sánchez.

En las bancas del camellón de la Avenida Primera se ha tejido la vida de esta ciudad. Políticos y médicos, abogados y gerentes, choferes y hasta el Bejuquillo, la hicieron testigo y cómplice de sus ideas y deseos.

Para los habitantes de la margen izquierda del río, la Avenida Primera se convirtió en la línea más corta para los ajetreos de su vida diaria. A bordo de los silenciosos planchones, diariamente cruzan el majestuoso Sinú que separa y une a la Ciudad de las Golondrinas.


Una instantánea de la Avenida Primera, a la altura de la calle 29, con una dama a pie y un caballero en bicicleta, que circulan cada uno en su carril. El separador tiene un poste con farola. A la derecha se observa el Parque de las Cabalongas.

A las seis de la tarde, para aliviar el calor del sol de los venados, los monterianos crearon la costumbre de buscar refugio bajo las bongas de la Avenida Primera. Sin distinciones, niños y ancianos, doctores y estudiantes, ricos y pobres, todos hicieron propia a la Avenida Primera.

Sobre este caso del intento de cambiar el nombre, hay algunos estribillos de canciones populares que me parecen apropiados. Uno dice que: "de afuera llegarán, los que de tu casa te echarán". Y otro más, sentencia: "a quién se le dan las gracias, a los que vienen de afuera, o a los dueños de la casa".

Tengo entendido que no hay norma legal que haya autorizado este cambio de nombre de Avenida Primera por el de Ronda del Sinú. Tampoco se le ha consultado al pueblo monteriano su opinión sobre este cambio. Simplemente, se quiere imponer, como otras veces en el pasado, el parecer de unas personas que desconocen la historia de la ciudad.


Foto de la Avenida Primera, a la altura de la calle 27. A la derecha casa de la familia Lacharme. Se observa la doble calzada en arena, con separador central. Igualmente, se puede apreciar con más detalle la estructura del camellón que bordea la Avenida.

3. La Avenida Primera no es una Ronda

El término "ronda" aplicable a un sitio urbano es exótico en nuestro medio. En España se utiliza "ronda" para definir el espacio entre la parte interior del muro y las casas de una plaza fuerte; el camino inmediato al límite de una población; o el paseo o calle que, en conjunto, circunda una ciudad o la parte antigua de ella. La Avenida Primera es todo lo contrario. Desde la calle 21 a la 34 es un paseo peatonal recto, tirado a cordel, como dirían los maestros de obra.


Foto de la Avenida Primera a finales del Siglo XX. Se observan pocos cambios en el camellón con relación a la foto superior. Principalmente, se vaciaron en cemento la acera y la parte central de paseo peatonal. Además, la calzada de la vía fue pavimentada y desapareció el separador central. A la derecha se puede ver la mole del edificio del Palacio de Justicia. A pesar de los diversos cambios en el tiempo, por coincidencia la vegetación es la misma.

También, se utiliza "ronda" para designar uno de una serie de eventos, como en el caso de "una ronda de cervezas", "la segunda ronda del juego" y "la última ronda del TLC". Ocasionalmente se utiliza para designar el trabajo de un vigilante, "la ronda nocturna", o la actitud de cortejo, "hacerle la ronda a la muchacha".

En el Sinú, en referencia a todo el territorio Zenú, existen, sí, las Rondas Infantiles, que son juegos colectivos que se transmiten por tradición, en que los niños, por lo general, se toman de la mano y cantan con rimas haciendo círculos. Estas rondas tienen unidad en toda la Costa Caribe, y entre ellas se destacan "La Marisola", "El Caballito" y "Mariquita Pérez". Suenan familiares a los oídos frases como "Tengo una muñeca vestida de azul", o "Arroz con leche, me quiero casar".


Foto de la Avenida Primera a finales de los años 80s. Durante la administración del primer alcalde popular, Jesús María López Gómez, se adelantó una campaña, conjuntamente con la empresa privada, para rescatar la Avenida Primera. Esta postal es un grato recuerdo de esa época.

Para acercarnos al motivo de esta nota, recordemos que se decidió realizar unos trabajos que embellecieran la Avenida Primera de Montería, con énfasis en conservar y resaltar la flora natural de nuestro bosque húmedo tropical. Además, adecuar unos senderos o paseos peatonales, adicionales al camellón que siempre ha existido.

La verdad sea dicha. Los trabajos de ornamentación han cambiado totalmente el entorno de la Avenida Primera. Se han abierto espacios para transitar más cómodamente, con áreas para que los niños y adultos se recreen en bicicletas y patines. Y colocaron un pequeño teatro abierto, que es promovido como "teatrino", otra palabreja extraña de origen italiano. En nuestro medio es más raizal llamarlo "teatro al aire libre".


Foto de la Avenida Primera a finales de los años 90s, antes del inicio de los trabajos de mejoramiento del entorno que se realizan desde el 2004. El camellón central no ha tenido cambios significativos en su estructura.

Pero el quid de la cuestión es que se trata de obras adicionales para darle una nueva vida a la Avenida Primera. Son trabajos de ornato para un sitio que es patrimonio de todos los cordobeses. En sí, no es un proyecto autónomo ni paralelo. Lo que pasó fue que al proyecto le pusieron el nombre interno de "Ronda del Sinú". Por ello, aquí se quiere poner a funcionar la figura de la sinécdoque, en que se toma la parte por el todo, y, en gracia de élla, la Avenida Primera quedaría convertida en "Ronda del Sinú".

En conclusión, cuando se quiere cambiar el nombre de Avenida Primera por el de "Ronda del Sinú", hay algo que no cuadra.


Vista aérea del puente metálico de Montería, que cruza la Avenida Primera y el río Sinú, a la altura de la calle 20. [Foto de Pedroza]


Placa colocada en el Puente de Montería en la fecha de su inauguración. Allí se detallan las medidas del puente, el nombre de la firma constructora, "Hein, Lehmann & Co.", y la fecha de entrega en 1960.

© 2005 - Diseño: Carlos Crismatt Mouthon
 
Gobernación de Córdoba
Palacio de Naín
Calle 27 No.3-28
Teléfonos:
Despacho del Gobernador: 7824565
Fax: 7826060 - 7823233 - 7823120
E-mail: gobernador@cordoba.gov.co Montería (Córdoba - Colombia)
Sur América
.............................. Información Técnica ..............................
Esta página está optimizada para Internet Explorer 4.0 ó superior
y fue diseñada para verse con resolución de 800 x 600.
Hemos detectado que su navegador es


Regreso

Créditos